«Somos tan normales que no necesitamos tener lo gay por bandera» – el Periódico