La orientación sexual de los jugadores nos trae sin cuidado